Tips de cuidado y mantenimiento necesario para un suelo laminado

En este artículo, te proporcionaremos algunos tips básicos para realizar el cuidado y mantenimiento necesario para un suelo laminado.

Tips de cuidado y mantenimiento 

La gran ventaja al adquirir suelos laminados es que no necesitan mantenimiento, en comparación con los suelos de madera o de mármol. Aunque de igual manera, siempre es recomendable establecer una rutina específica para que se mantengan como nuevos.

¿Quieres saber cómo mantener tus suelos laminados? Hemos preparado este post para explicarte cómo realizar un cuidado y mantenimiento ideal, protegiendo la durabilidad de tus suelos laminados.

Tips para el mantenimiento de suelos laminados

A pesar de ser un tipo de suelo con alta resistencia a daños externos como agresiones, líquido y rayaduras, no todos los suelos son iguales ni cuentan con las mismas características. Por ello, debes hacerte preguntas básicas como ¿Qué sucede con las mascotas? ¿El tipo de limpieza? ¿Productos?

A continuación, te mostraremos ciertos tips para que tengas en cuenta durante la elección de tus suelos laminados.

Precaución con las mascotas

Las mascotas son fuente de felicidad en los hogares, pero con ellos debemos tener especial precaución porque son unos de los principales agentes agresivos con su orina o patas. ¿Cómo se prevé esto?

Seleccionado a detalle las características ideales del suelo laminado que escojas, siendo uno de los elementos más importantes la resistencia a la abrasión. Todos los suelos en FAUS disponen de una clasificación de AC5 / AC6, lo cual garantiza por más de 25 años que el suelo se mantendrá como el primer día durante toda su vida útil.

Sin embargo, cuando tratamos con problemas de la orina de nuestra mascota, es mejor limpiarla lo antes posible para evitar que penetre. Eso sí, si cuando ocurre no te encuentras en casa, trata de buscar un suelo laminado con resistencia al agua compuesto por un tablero hidrófugo.

Cuidado con los muebles

Los suelos laminados son muy resistentes a abrasiones y daños causados por agentes externos como las rayaduras de patas metálicas o de madera. De igual manera, aconsejamos colocar una fieltro o cobertura a las patas del mobiliario para prevenir maltratos ocasionados por descuidos.

También te sugerimos no arrastrar directamente objetos pesados como armarios, alacenas o cualquier tipo de electrodoméstico, es mejor colocar algo entre el suelo y el objeto antes de arrastrarlo.

Limpieza óptima

Existen algunos mitos alrededor de cómo limpiar de manera correcta un suelo laminado en los diferentes espacios. La respuesta a esa premisa varía según el tipo de suciedad con la que te estés enfrentando: agua, manchas o polvo son algunos de los elementos que pueden ensuciar la tarima.

Si quieres saber cómo realizar una buena limpieza, te invitamos a leer este enlace, en donde te explican a detalle el proceso de limpiar un suelo laminado.

Productos de limpieza

Hay diversas herramientas de limpieza con las que podrás mantener la apariencia del suelo laminado, pero no todos funcionan.

Ciertos productos abrasivos como la lejía o los productos con aceites como la cera no son indicados para los laminados, por lo que, no es aconsejable su uso, en su lugar podemos pasar una mopa con agua y vinagre.

Instalación idónea

El cuidado de tus suelos laminados empieza desde el momento de la instalación. Ya que un correcto montaje ayuda a evitar desperfectos que puedan ocasionar problemas futuros.

Por esta razón, nuestros suelos laminados trabajan con las más actuales tecnologías, haciendo más sencillo el proceso de instalación y optimizando resultado.

Con todos estos tips, esperamos haberte ayudado a cuidar y mantener el suelo laminado en tu hogar.

Para más información sobre nuestros distribuidores oficiales y línea de productos FAUS, contáctanos o visítanos en nuestro sitio web.