Cubrecantos


2430 x 38 x 5 mm

2430 x 32 x 5 mm

2430 x 19 x 5 mm

2430 x 16 x 5 mm

2430 x 25 x 9 mm

2430 x 22 x 9 mm

Múltiples modelos de cubrecantos para madera

FAUS ofrece cubrecantos de alta calidad, fabricados con tablero MDF y desarrollados en múltiples tonalidades. Estas molduras son ideales para rematar cualquier mueble o situación en la que se requiera de una cobertura de grandes propiedades, convirtiéndose en el complemento ideal para los muebles y fabricaciones de madera u otro material.

Son fabricados en una gran variedad de formatos y medidas, lo que permite finalizar cualquier proyecto de una manera, rápida, eficaz y profesional. Además de sus características técnicas, las molduras se fabrican en multitud de tonalidades como son el blanco, wengué, roble nuevo, cerezo, Sapelly Nevada, haya Daimiel, roble natural y gris aluminio. Con esta variedad de coloraciones, es posible combinar los cubrecantos FAUS con cualquier tipo de mueble o fabricación en madera, siendo muy sencillo combinarlos con cualquier estilo y decoración. Decoraciones que pueden tener cabida con cualquier estilo de hogar, mobiliario, oficina o local. Desde los más clásicos, hasta los más transgresores y modernos, pasando por estilos vintage, chic y retro.

Además, gracias a su longitud, que supera los 2 metros de largos, se pueden abarcar grandes zonas y cantos sin la necesidad de utilizar nuevas piezas, característica muy demandada por los profesionales de la madera y carpintería.

Características técnicas de nuestros cubrecantos

Las molduras y cubrecantos FAUS poseen unas características técnicas de elevadas prestaciones, que les permite ser utilizados en todo tipo de fabricaciones, mobiliario y trabajos relacionados con la madera y carpintería. Se fabrican utilizando un tablero de fibras de densidad media MDF que presenta una estructura homogénea, que hace que sus lados no tengan ningún tipo de rugosidad y por tanto ofrezcan una superficie perfecta. Este material permite que se labre igual que las maderas macizas añadiéndole estabilidad dimensional, característica que no posee la madera.

Es un complemento ideal que se utiliza en multitud de trabajos ofreciendo siempre un rendimiento excelente. Es por ello por lo que es un producto y material de alto uso en todas las situaciones, puesto que además ofrece unos precios muy competitivos en el mercado y unas características que no tienen que envidiar a la madera maciza y en algunas ocasiones incluso son mejores.

Su acabado liso y de estructura uniforme, hace que además su durabilidad, resistencia y apariencia con el paso del tiempo no se vea afectada, pudiendo permanecer con las mismas cualidades que tenía recién salido de fábrica. Molduras de calidad para trabajos profesionales en los que prima el acabado, el diseño y la calidad.