Jamba + Tapajuntas


2700 x 90 x 15 mm

2250 x 90 x 15 mm

2700 x 70 x 9 mm

2250 x 45 x 9 mm

2250 x 70 x 9 mm

Amplia gama de jambas y tapajuntas

FAUS fabrica una amplia variedad de jambas y tapajuntas fabricados con soporte MDF hidrófugo. Este complemento utilizado para cubrir la unión entre el marco de la puerta y la pared es uno de los elementos que más destaca en la puerta y dada su visibilidad es necesario que sean de alta calidad y posean una gran variedad de medidas y anchos.

Estas jambas vienen realizadas con diferentes dimensiones y diseños, existiendo las que son totalmente planas y las que vienen talladas con un patrón clásico. Las medidas de estos complementos son variadas y abarcan largos desde 2.250 mm hasta 2.700 mm, anchos de 45 mm, 70 mm y 90 mm y espesores de 9 mm y 15 mm. Medidas idóneas para poder realizar cualquier instalación, proyecto y montaje.

Además, pueden encontrarse en varias tonalidades como son el color blanco, el tono madera de roble natural, el cerezo, el haya Daimiel, Sapelly Nevada, crudo y gris aluminio, dependiendo del diseño seleccionado. De esta manera se puede completar cualquier diseño, igualando el complemento jamba o tapajunta al diseño seleccionado de suelo o zócalo, consiguiendo un perfecto equilibrio ente decoración y diseño y permitiendo a los clientes elegir entre multitud de opciones decorativas.

Fácil colocación de nuestros tapajuntas en puertas y ventanas

Las jambas y tapajuntas FAUS destacan por su facilidad de montaje, ya que se pueden colocar de una manera rápida y sencilla, aunque siempre es preferible contar con la ayuda de un profesional para que el resultado final sea perfecto.

Para poder instalar las jambas es necesario que la zona este despejada y sin suciedad y por supuesto, antes de proceder a la instalación, tomar las medidas precisas para poder cortar las jambas con dichas dimensiones si fuera necesario.

Si anteriormente había otro complemento es importante asegurarse de retirar los clavos del premarco y los restos de mortero o yeso que puedan permanecer todavía en el lugar de colocación. Una vez asegurada la zona, se fija con un producto adhesivo, a ser posible de secado rápido, rematando el montaje con grapas, agujas o clavos. Finalmente, para acabar con un acabado totalmente profesional, las marcas dejadas por las grapas o clavos, se masillan para que queden completamente invisible. De esta manera el resultado de la instalación va a ser excelente y el producto lucirá con todo su esplendor.

Todo este montaje puede realizarse por un precio moderado, ofreciendo unos resultados excepcionales y cambiando por completo la imagen de nuestras puertas y ventanas.